Familia Inglesa y sus Vacaciones.

No es en inglés, pero va de ingleses:

Una familia inglesa que pasaba sus vacaciones en
Escocia, durante uno de sus paseos observaron una
pequeña casa de campo que les pareció adecuada para
sus próximas vacaciones. Preguntaron en el pueblo
quién era su dueño y resultó ser el Pastor de la
Iglesia anglicana, al cual se dirigieron para rogarle
que les mostrase la finca. El propietario amablemente
lo hizo, y tanto por su comodidad como por su
situación les encantó y se comprometieron para
alquilarla en las próximas vacaciones.

Ya de regreso en Inglaterra repasaron de memoria todas
las habitaciones, dándose cuenta entonces de que no
les habían enseñado el W.C. Dado lo meticulosos que
son los ingleses, decidieron escribir inmediatamente
al Pastor rogándole que les indicara donde se
encontraba situado el habitáculo, lo cual hicieron de
la siguiente manera:

"Muy señor nuestro: Hace unos días visitamos su casa
de campo con idea de alquilarla en nuestras próximas
vacaciones, pues ha sido de nuestro agrado. El motivo
de la presente carta es rogarle se sirva indicarnos
dónde está situado el W.C. ya que con las prisas se
nos olvidó preguntarle por tan importante lugar. Sin
más por hoy, les saludan..."

Recibió el Pastor la carta y al desconocer el
significado de la abreviatura W.C. creyó que se
refería a la Well Chapel, la iglesia de la cual él era
párroco, y contestó de la siguiente manera:

"Estimados señores: Tengo en mi poder su carta
pidiéndome informes sobre el lugar en que se encuentra
situado el W.C. Con gran desagrado debo decirles que
está situado a 12 Km. de la casa, lo cual es demasiado
molesto si tienen ustedes la costumbre de acudir con
frecuencia, pero existe una línea de tranvías que pasa
cerca y los que la usan siempre llegan en el momento
preciso. Otros van a pie y suelen llegar tarde y con
retraso, con los problemas que ello conlleva. Es muy
conveniente llegar a tiempo pues si no les sucederá lo
que a mi mujer, que tuvo que soportar todo el acto de
pie y desde entonces no ha ido más a esos servicios.
El lugar es muy amplio y como es el único para toda la
comunidad tiene una cabida de 100 personas sentadas y
400 de pie. Muchas personas suelen ir con la comida
para así no tener que regresar por la tarde. Los
asientos son de terciopelo rojo y mientras dura la
sesión un coro de niños entona canciones alegóricas a
tan importante momento. Existe también un sistema de
aire acondicionado para evitar los malos olores que
desprenden tan grandes aglomeraciones. A la entrada se
les da un papel a cada uno, la persona que no alcanza
a la repartición de papel, puede usar el del compañero
de asiento pero debe devolverlo al salir, para seguir
utilizándolo durante toda la temporada. Todo lo que
dejan depositado los que allí acuden, sirve para dar
de comer a los pobres de la parroquia. Además
disponemos de fotógrafo oficial, quien se encarga de
fotografiar a las personalidades importantes durante
sus funciones con el fin de publicar sus fotos en
nuestro periódico semanal, para que sirva de ejemplo
de este sano y saludable lugar adonde debemos acudir
todos con alegría en el corazón y con seguridad de que
debemos salir de él con el cuerpo aligerado de la gran
podredumbre que en él atesoramos.

En la seguridad de contarles entre nuestros
benefactores, les saluda atentamente..."