DESEO


Te preguntas acaso qué busco, qué deseo...
Deseo entrar silenciosamente y sin que notes mi presencia,
sentarme a tu lado y mirarte...Pero le temo a mi ruidoso
corazón que querrá gritarte sus ansias...
Deseo decirte tantas cosas, que sé que no escucharás, y me
encierro en mi mutismo...

Deseo hacerte conocer mis más profundos sentimientos...
Pero los ahogo para no ver tu indiferencia ante ellos...
Deseo demostrarte lo que siento...Pero, temiendo tu burla,
me río yo sólo de mis deseos y de mí...
Deseo correr a tu lado y arrojarme en tus brazos...
Pero temo caer en el vacío sin que me sostengas...
Deseo hablar contigo mi verdad...Pero, sabiendo que,
como siempre, sentiré tu duda, me encierro en mí mismo
y me disfrazo de mentiras que fácilmente oyes y aceptas...
y así, penando, me burlo con risas falsas de mi dolor,
y lo escondo aparentando no sufrir para que no me duela
tanto ese dolor cuando aparezca tu risa irónica...
Deseo entregarte todo lo valioso que tengo guardado para ti...
Pero temo que no lo valores y lo cubras de barro de tu desidia...
Por ello, no te nombro, aunque lo deseo, y aparezco con mi
insensibilidad fingida para no ajar tu nombre con tus mismas
manchas...

Deseo ser tierno y dulce contigo... Pero, me escondo en mi
dureza y me golpeo y me destrozo, para que no lo hagas tú...
Deseo alejarme de ti... Pero, cobardemente me quedo cerca,
temiendo que descubras mi cobardía, y me hieras nuevamente...
Deseo saberte amándome... Pero no viajo a la fantasía, pues
me tiras prestamente a la realidad de tu desdén... Y, en la
provocación eterna de nuestros encuentros, renace sin piedad
mi dolor y crecen nuevos clavos en mis heridas...
Deseo... Deseo tanto tu amor, que me quedo deseando que este
deseo mío pudiese ser realidad...